REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL
TRIBUNAL DE PROTECCIÓN DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES DE LA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO AMAZONAS
SALA DE JUICIO. JUEZ UNIPERSONAL Nº 02
Puerto Ayacucho, veinticinco (25) de Septiembre de dos mil nueve (2.009)
Años: 199° y 150°


DEMANDANTE: Ciudadano ABEL GERARDO MONTENEGRO ALVAREZ, venezolano, mayor de edad, casado, civilmente capaz, titular de la Cédula de Identidad Nº V-13.714.589, y de este domicilio.

DEMANDADA: Ciudadana LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, venezolana, mayor de edad, casada, titular de la Cédula de Identidad Nº V-10.921.762, y de este domicilio.

MOTIVO: DIVORCIO CONTENCIOSO, Causal Tercera (3era) del artículo 185 del Código Civil Venezolano.

SENTENCIA: Definitiva

EXPEDIENTE: No.5.336-S2.



Se inicia la presente causa, mediante demanda recibida por este Despacho Judicial en fecha 20/03/2.009, la cual fue interpuesta por el ciudadano ABEL GERARDO MONTENEGRO ALVAREZ, venezolano, mayor de edad, casado, civilmente capaz, titular de la Cédula de Identidad Nº V-13.714.589, domiciliado en esta ciudad de Puerto Ayacucho, Estado Amazonas, debidamente asistido por la profesional del derecho GLORIA PEÑA, venezolana, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad No. 25.734.637, Abogada en ejercicio e inscrita en el IPSA bajo el No. 118.749, solicitó ante este Tribunal el Divorcio Contencioso en la Causal Tercera (3era), basando su solicitud en el Artículo 185 del Código Civil, es decir, excesos, sevicias e injurias graves que hacen imposible la vida en común, en contra de su cónyuge, ciudadana LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, venezolana, mayor de edad, casada, titular de la Cédula de Identidad Nº V-10.921.762, y de este domicilio.

Para los efectos probatorios consignó copia del Acta de Matrimonio, y de las Partidas de Nacimientos de sus hijos IDENTIDAD OMITIDA, de veinte (20), IDENTIDAD OMITIDA, de once (11), IDENTIDAD OMITIDA, de nueve (09), IDENTIDAD OMITIDA, de nueve (09) años de edad respectivamente, habidos durante la unión matrimonial.
En fecha 25 /03/2.009, se admitió la presente demanda de divorcio y se libró orden de comparecencia a la ciudadana LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, asimismo se acordó notificar a la Representante del Ministerio Público, Abogada CARMEN TERESA ESPAÑA ESPINOZA, a los fines de que diera su objeción, si la tuviese, en relación a la presente solicitud.
En fecha 30 /03/2.009, se recibió diligencia suscrita por el alguacil de este Despacho Judicial, mediante la cual consignó original de la orden de comparecencia de la ciudadana LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, debidamente cumplida.
En fecha 27/03/ 2.009, se recibió diligencia suscrita por el alguacil adscrito a esta Sala de Juicio, mediante la cual consignó Boleta de Notificación debidamente practicada a la Abogada CARMEN TERESA ESPAÑA ESPINOZA, en su carácter de Fiscal Tercera (S.E) del Ministerio Público de esta Circunscripción Judicial.
En fecha 20/04/2009, se recibió diligencia suscrita por la Representante del Ministerio Público, donde manifiesta no oponer oposición a la presente causa de Divorcio Contencioso, fundamentada en la causal tercera (3era) del artículo 185 del Código Civil, interpuesta por el ciudadano ABEL GERARDO MONTENEGRO ALVAREZ.
En fecha 18/05/2.009, oportunidad legal para le celebración del Primer Acto Conciliatorio en el presente Juicio de Divorcio Contencioso, conforme a lo establecido en el artículo 185, causal tercera (3era) del Código Civil, entre las partes intervinientes en el presente proceso, se deja constancia mediante acta de la no comparecencia de la parte demandada ciudadana LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, supra identificada, quien no compareció ni por si ni por medio de apoderado judicial al presente acto, sin embargo, se constato la presencia de la parte demandante ciudadano ABEL GERARDO MONTENEGRO ALVAREZ, supra identificado, debidamente asistido por la profesional del derecho GLORIA PEÑA, venezolana, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad No. 25.734.637, Abogada en ejercicio e inscrita en el IPSA bajo el No. 118.749, quien manifestó lo siguiente: “Insisto en continuar con el presente procedimiento. Es todo”.
En fecha 03/07/2009, oportunidad legal para la celebración del Segundo Acto Conciliatorio en el presente Juicio de Divorcio Contencioso, conforme a lo establecido en el artículo 185, causal tercera (3era) del Código Civil, entre las partes intervinientes en el presente proceso, se deja constancia mediante acta de la no comparecencia de la parte demandada ciudadana LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, supra identificada, quien no compareció ni por ni por medio de apoderado judicial al presente acto, sin embargo se constató la presencia de la parte demandante ciudadano ABEL GERARDO MONTENEGRO ALVAREZ, supra identificado, debidamente asistido por la profesional del derecho GLORIA PEÑA, venezolana, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad No. 25.734.637, Abogada en ejercicio e inscrita en el IPSA bajo el No. 118.749, quien manifestó lo siguiente: “Insisto en continuar con la presente demanda de divorcio en contra de mi cónyuge, ciudadana LELIA ELENA MORILLO GARRIDO. Es todo”.
En fecha 13/07/2.009, siendo la oportunidad fijada por este Tribunal para que tenga lugar el Acto de Contestación de la demanda en el presente Juicio de Divorcio Contencioso, conforme lo establecido en el artículo 185, causal tercera (3era) del Código Civil, entre las partes intervinientes en el presente proceso, se deja constancia mediante acta de la no comparecencia de la parte demandada ciudadana LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, supra identificada, quien no compareció ni por si ni por medio de apoderado judicial al presente acto.
En fecha 03/08/2.009, oportunidad procesal para fijar el Acto Oral de Evacuación de Pruebas, esta Sala de Juicio procede mediante auto a fijar fecha para la realización del referido acto procesal, ordenándose notificar a las partes intervinientes en el proceso, así como también a la Representante del Ministerio Público.
En fecha 11/08/2.009, se recibió diligencia suscrita por el alguacil adscrito a este Despacho Judicial, mediante la cual consignó, Boleta de Notificación de los ciudadanos ABEL GERARDO MONTENEGRO ALVAREZ, y LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, debidamente cumplida, así como también, la notificación de la Representante del Ministerio Público de esta Circunscripción Judicial.
En fecha 22/09/2.009, oportunidad fijada para la celebración del Acto Oral de Evacuación de Pruebas, se constató la presencia de la Representación del Ministerio Público, abogada CARMEN VICTORIA JORDAN, del ciudadano ABEL GERARDO MONTENEGRO ALVAREZ, ampliamente identificado up supra, quien compareció debidamente asistido por la profesional del derecho GLORIA PEÑA, venezolana, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad No. 25.734.637, Abogada en ejercicio e inscrita en el IPSA bajo el No. 118.749, y la ciudadana LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, ampliamente identificada up supra, quien compareció sin abogado asistente, por lo tanto, la ciudadana Jueza procedió a informarle de la necesidad que tiene de estar asistida por un profesional del derecho, asimismo la Representante del Ministerio Público la oriento sobre ello, sin embargo la ciudadana LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, acepto la continuación del acto y solicitó que se fijara un Régimen de Convivencia Familiar, ya que el padre no cumple con el deber que tiene de compartir con sus hijos, por lo que se procedió de mutuo acuerdo a fijar dicho régimen. Culminadas las conclusiones de las partes, se fijó el lapso de cinco (05) días de despacho a los fines de dictar la sentencia en la presente causa, todo de conformidad con el artículo 482 de la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

ESTANDO EN LA OPORTUNIDAD PARA DICTAR SENTENCIA EN LA PRESENTE CAUSA ESTE TRIBUNAL A LOS FINES DE DECIDIR PREVIAMENTE OBSERVA:

PRIMERO: La presente acción está basada en causa legal, en la sustanciación del presente procedimiento, y se han cumplido con todas las formalidades de Ley. Y ASI SE DECIDE.
SEGUNDO: En el caso de autos la parte actora consignó documentos en originales, los cuales no fueron impugnados en la oportunidad legal correspondiente, razón por la que este Tribunal le otorga todo el valor probatorio que de las mismas emanan, considerándolas fidedignas, de conformidad con lo establecido en el primer aparte del artículo 429 del Código de Procedimiento Civil. Y ASI SE DECIDE.
TERCERO: Establece el parágrafo segundo del artículo 461 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente, lo siguiente:

Artículo 461.- Orden de Comparecencia.
…(omissis)… Parágrafo segundo: En los juicios de divorcio, cuando hayan hijos que sean niños o adolescentes, o cuando ambos cónyuges o uno de ellos es adolescente, se realizarán los actos previstos en los artículos 756 y 757 del Código de Procedimiento Civil, antes de interponerse las cuestiones previas.

CUARTO: La parte actora demanda a la ciudadana LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, supra identificada, en divorcio, alegando que el día 26 de Abril del año 2.003, formalizó la unión concubinaria ante la Primera Autoridad Civil del Departamento Atures del Estado Amazonas (hoy Municipio Autónomo Atures), fijando su domicilio conyugal en el Sector Bello Monte, en esta ciudad de Puerto Ayacucho, Estado Amazonas; como supuesto derecho señala que la demandada incurrió presuntamente en la causal tercera (3era) contenida en el artículo 185 del Código Civil Vigente, que se refiere específicamente a los excesos de sevicias e injurias graves que hacen imposible la vida en común. Alegando como supuestos de hechos que soportan su pretensión en la demanda que: “.... nuestra relación se venía desenvolviendo en buen estado de armonía, con pequeños problemas de pareja, pero se podía tolerar, pero es el caso que a finales del 2.003, después de que habíamos contraído matrimonio, las relaciones comenzaron a deteriorarse, las cuales se profundizaron debido a la intolerancia por parte de mi cónyuge, quien sin razón alguna se la pasaba insultándome constantemente en frente de nuestros hijos, lo que hacía imposible nuestra convivencia y por lo tanto decidimos separarnos, pues era imposible continuar con esa situación de insultos, que llegó incluso hasta agredirme físicamente ante amigos y familiares y esa actitud nos estaba perjudicando moral y psicológicamente tanto a nosotros como a nuestros hijos, los cuales no se atrevían a tomar partido a favor de ninguno de sus padres y esta crisis los estaba perturbando, pues no entendían porque su madre después que contrajo matrimonio se estaba comportando de esa manera y me preguntaban, cual era el motivo por el cual su progenitora me agredía verbalmente con insultos y palabras que no puedo pronunciar, hecho éste que lesionaba mi honor y dignidad como padre, frente a mis hijos, quienes decían que no podían seguir tolerando esta situación” . Por otra parte, en lo que se refiere a la parte demandada, ciudadana LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, supra identificada, fue emplazada a comparecer a los Actos Conciliatorios por medio de Boletas de Notificación, siendo recibidas por la misma ciudadana; se dejó constancia en las respectivas actas, la no comparecencia de dicha ciudadana ni por si ni por medio de apoderado judicial. Con relación a la contestación de la Demanda la ciudadana LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, supra identificada, no compareció a dar contestación a la misma ni por si ni por medio de apoderado judicial.

Al respecto el artículo 758 del Código de Procedimiento Civil, establece lo siguiente:
“La falta de comparecencia del demandante al acto de contestación de la demanda causará la extinción del proceso y la del demandado se estimará como contradicción de la demanda en toda sus partes”. “Negrilla y Subrayado nuestro”.-

En tal sentido, el objeto del debate en este juicio queda circunscrito a la pretensión y a las alegaciones de hecho y derecho formuladas por la parte actora en su escrito de demanda, sobre estas ha de recaer la decisión de este Tribunal, por cuanto aplicar el derecho es determinar las consecuencias jurídicas que resultan en este caso concreto de los artículos 184 y 185 del Código Civil, pero que a su vez este último exige que se alegue y que se pruebe un cuadro fáctico determinado, en este caso los Excesos, Sevicias e Injurias Graves que hacen imposible la vida en común, por lo que a tal fin el cuadro fáctico alegado y probado debe estar subordinado a los elementos aportados al proceso por las partes y quedan al arbitrio del Juez conforme al criterio adoptado por el legislador en la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y de Adolescentes, utilizándose para ello la libre convicción razonada.-

Ahora bien, analizando las pruebas promovidas y evacuadas, conforme a los artículos 509 y 510 del Código de Procedimiento Civil, cabe destacar que la parte demandada no compareció ni por ni por medio de apoderado judicial a hacer uso del principio de comunidad de la prueba.

Se observa que, la parte demandante promovió y evacuó al inicio de la demanda originales de la Partida de Matrimonio, y las Partidas de Nacimientos de sus hijos. Estas pruebas se tienen en este Tribunal como documentos públicos de acuerdo al artículo Nº 1.357 del Código Civil Vigente y por lo tanto hacen plena prueba entre las partes conforme al artículo Nº 1.358 del Código Civil; de la verdad de las declaraciones que el instrumento se contrae, en este caso concreto de la existencia del matrimonio y de la relación filial, de acuerdo al artículo Nº 1.360 del Código Civil. Como estos instrumentos no fueron tachados en su oportunidad por la parte interesada, por lo que se encuentran firmes adquiriendo el máximo valor probatorio que le otorga la ley. En consecuencia, para este Tribunal tiene como un hecho cierto que las partes se encuentran unidas por un matrimonio y que de esa unión procrearon cuatro (04) hijos. ASÍ SE DECIDE.-

En cuanto al divorcio este Tribunal pasa a decidir en los siguientes términos: En principio hay que establecer que las pruebas documentales promovidas y evacuadas por la parte actora, no fueron impugnadas en la oportunidad correspondiente, por lo tanto se le otorga pleno valor probatorio, no así, las pruebas testimoniales, ya que la única testigo evacuada no declaro sobre los hechos narrados por la parte actora, es decir, que estas pruebas testimoniales no arrojaron elementos e indicios suficientes que llevan a la convicción a esta juzgadora sobre la demostración del hecho que lo llevaron a intentar la presente demanda a través de la causal tercera (3era) del artículo 185 del Código Civil Vigente. Y ASÍ SE DECIDE.-

En cuanto al derecho, la parte actora hace valer ante este Tribunal su voluntad que se le conceda el divorcio sobre la base del artículo Nº 185, causal 3ra, que establece los Excesos de Sevicias e Injurias Graves que hacen imposible la vida en común.

Es menester para éste Sentenciador destacar la estipulación contenida en el artículo 254 del Código de Procedimiento Civil que describe “Que los Jueces no podrán declarar Con Lugar la demanda sino cuando exista plena prueba de los hechos alegados en ella...”, y en caso de autos la causal invocada fue la contenida en el ordinal 3° del artículo 185 del Código Civil, vale decir, los excesos, sevicias e injurias graves que hacen imposible la vida en común. En tal sentido, La Doctrina Patria, en la voz de Dominici ha dicho con respecto al concepto de Exceso “todo acto de violencia, o crueldad que supera el mal tratamiento ordinario...” Igualmente, señala, que la violencia debe ser grave, pues solo así imposibilitan la vida en común. Con respecto a la sevicia, Dominici, dice: “que es crueldad excesiva, pero aquí se toma en el sentido de maltrato constante y habitual”. Injuria: Según Dominici es todo agravio o ultraje hecho de palabra o de obra el cual puede ser más o menos grave según el caso.- Para Sanojo, la injuria es: “todas las palabras, hechos o escritos ultrajantes con que uno de los cónyuges atenta al honor o a la consideración debida al otro”.
Para el Dr. Francisco López Herrera, son Exceso “ los actos de violencia ejercidos por uno de los cónyuges en contra del otro, que ponen en peligro la salud, la integridad física o la misma vida de la victima” La Parte Actora sin embargo, no describe los supuestos de hechos fácticos suficientes que hagan entender a éste Tribunal, que en la vida práctica de la pareja se han dado actos de crueldad, de violencia de un grado tal que imposibilitan la vida en común, por otra parte, y en este mismo sentido, no fueron probados tales hechos. La sevicia: “en cambio, consiste en el maltrato y la crueldad que si bien no necesariamente afecta la vida o la salud de quien los sufre, hacen insoportable la vida en común”. En los señalamientos alegados en la demanda no hay ni siquiera un asomo que haga suponer que ese supuesto maltrato (físico) que ha ocasionado la cónyuge a su esposo sea constante y habitual. Los escuetos señalamientos no permiten inferir que hayan tenido lugar estos supuestos normativos estipulados en el artículo 185 Ordinal Tercero del Código Civil y menos aún demostrados y ratificados en el acto de evacuación de testigos, ya que la única testigo, no dio fe de ello. La Injuria: desde el punto de vista civil , los agravios o ultrajes de obra o de palabra (hablada o escrita), que lesionan la dignidad, el honor, el buen concepto o la reputación de la persona contra quien ser dirigen”. A pesar de peticionarla la parte actora no señala hechos de algún tipo que haga suponer que esta causal está incorporada al proceso. Mucho menos se promovió alguna prueba con relación a ésta causal en el presente caso, y siendo el caso que la parte actora no comprobó esta causal, razón por la cual quien a aquí decide debe afirmar forzosamente que no fue demostrado plenamente los excesos, sevicias e injurias graves que hacen imposible la vida en común. Y ASI SE DECIDE.-

Ahora bien, esta juzgadora observa que en el desarrollo del debate se suscitaron una serie de elementos que demuestran que los ciudadanos LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, y ABEL GERARDO MONTENEGRO ALVAREZ, no conviven, ni cumplen con sus deberes y derechos conyugales establecidos en los artículos 137 y 139 del Código Civil, a tal punto que se hace necesario el estudio de los mismos, al momento de tomar la presente decisión, tales elementos son los siguientes:

1) Los dos (02) actos conciliatorios celebrados en fecha 18 de Mayo y 03 de Julio de 2009, mediante los cuales la parte demandante insiste en que se continué con el proceso, mientras que la parte demandada no comparece ni por si ni por medio de apoderado judicial.

2) Al acto de la contestación de la demanda celebrada en fecha 13 de Julio de 2.009, la parte demandada no compareció ni por si ni por medio de apoderado judicial.

Sin embargo, este Tribunal observa que la parte actora no describe los supuestos de hechos fácticos suficientes que hagan sustentable la presente demanda de divorcio en causada en el artículo 185, ordinal tercero (3ero) del Código Civil Vigente.


En consecuencia, por todo lo antes expuesto, esta Juzgadora Unipersonal de Protección de Niños, Niñas y de Adolescentes de la Sala de Juicio Nº 02, Administrando Justicia, en Nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, declara SIN LUGAR LA DEMANDA DE DIVORCIO, fundamentada en la causal tercera (3era) del artículo 185 del Código Civil (EXCESOS, SEVICIAS E INJURIAS GRAVES QUE HAGAN IMPOSIBLE LA VIDA EN COMUN), interpuesto por el ciudadano, ABEL GERARDO MONTENEGRO ALVAREZ, venezolano, mayor de edad, casado, civilmente capaz, titular de la Cédula de Identidad Nº V-13.714.589, y domiciliado en esta Ciudad de Puerto Ayacucho, Estado Amazonas, en contra de su cónyuge la ciudadana : LELIA ELENA MORILLO GARRIDO, venezolana, mayor de edad, casada, titular de la Cédula de Identidad Nº V-10.921.762, domiciliada en esta ciudad de Puerto Ayacucho, Estado Amazonas, en virtud de no haberse comprobado la existencia de los elementos encausados en el ordinal tercero (3ero) del articulo 185 del Código Civil Vigente, por la parte demandante.-

En cuanto a la liquidación de la comunidad conyugal, las partes declaran no haber adquirido bienes que liquidar.
PUBLIQUESE Y REGISTRESE

Dada, firmada y sellada en la sala de despacho del Juzgado de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Amazonas. En Puerto Ayacucho, a los veinticinco (25) días del mes de Septiembre del año dos mil nueve (2009). Años l99° de la Independencia y 150° de la Federación.-

ABOG. MAGALY JOSEFINA CEBALLOS
JUEZA UNIPERSONAL No.02 (PROVISORIA) DE LA SALA DE JUICIO DEL
TRIBUNAL DE PROTECCION DE NIÑOS, NIÑAS Y DE ADOLESCENTES
DE LA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO AMAZONAS

LA SECRETARIA.,

Abg. TAHIS DIAZ LUGO
En esta misma fecha, se dictó, registró y publicó la anterior decisión, siendo las dos de la tarde (02:00pm).-

LA SECRETARIA.,
Abg. TAHIS DIAZ LUGO


Exp. No. 5.336
MJC/TD
DIVORCIO 185 causal 3ra.